Skip to content

Estrategias para mejorar el trabajo colaborativo

Las empresas deben tener como objetivo crear un ambiente laboral en el que se fomente el trabajo colaborativo constante entre los empleados y los departamentos si se quiere alcanzar el éxito y mejorar la eficiencia.

Construir este ambiente de trabajo no es tarea fácil y no se logra de la noche a la mañana. Hay que ser conscientes de que requerirá la participación de diversos perfiles profesionales trabajando juntos, y a veces, el progreso puede ser lento. ¿Cómo fomentar el trabajo en equipo? La respuesta es sencilla: a través de la implementación del team bulding

Diferentes roles dentro de un equipo

El trabajo colaborativo no implica eliminar los roles preestablecidos en una empresa. De hecho, es esencial mantener los puestos como jefes y gerentes. Básicamente, la esencia del trabajo colaborativo es conseguir reunir a todos estos roles dentro de un equipo para que puedan trabajar juntos y perseguir unidos los objetivos establecidos.

Naturalmente, las responsabilidades en el trabajo colaborativo variarán según el rol:

Líderes: El trabajo colaborativo es beneficioso para los líderes. Gracias a su puesto, que les permite darse cuenta a quién asignar tareas específicas, darse cuenta de las habilidades en las que más destaca cada miembro del equipo y entender en que áreas necesitan apoyo.

Trabajadores: Para aquellos que no ocupan cargos de liderazgo, el trabajo colaborativo les ayuda a poder entablar una comunicación efectiva con todo el equipo y trabajar juntos, lo que facilita el logro de objetivos y genera sensación de pertenencia en la empresa.

Líderes de varios departamentos: Es fundamental que estas personas establezcan una colaboración entro los diferentes equipos a los que pertenecen, y sean capaces de establecer las normas y el seguimiento, para garantizar que, si es necesaria la ayuda entre esos departamentos, se pueda dar sin entorpecer y/o molestar al otro equipo. Han de ir todos a una siempre.

5 pasos para mejorar el trabajo colaborativo

1. Mismos objetivos

Lo más importante para poder llevar a cabo acciones y asegurarte de que se cumplan, es reunir un equipo de profesionales que compartan una cultura de colaboración y que tengan personalidades que se adapten al trabajo colaborativo.

En el momento de contratar, busca personas con estas cualidades, aunque no debes descartar a candidatos que no las posean de inmediato.

Conversa con ellos para hacerles entender cuál es el formato de trabajo que se quiere implementar, y dales la oportunidad de que sean ellos mismos quienes decidan si quieren adaptarse.

2. Comunicación efectiva

Fomentar un ambiente en el que la comunicación fluya y todos se sientan escuchados. Si todos los miembros del equipo sienten que se les va a tener en cuenta y nadie les hará sentir inferiores, se conseguirá un ambiente de grupo participativo que alentará a la buena comunicación.

Para los líderes de equipo, esto implica saber cómo guiar a los integrantes del equipo y manejar diferencias de opinión de forma constructiva. Poder expresarse conlleva siempre que otras personas tengan diferentes opiniones y, por ende, cueste llegar a un acuerdo. Esto es algo positivo, puesto que tener diferentes puntos de vista es siempre más útil, por eso los líderes deben ser capaces de poder manejarlo.

3. Confianza

Para que un grupo de trabajo pueda rendir de manera correcta, es indispensable que los miembros del equipo puedan confiar en las capacidades de los compañeros. Claramente, este es uno de los pasos que más va a costar, puesto que construir la confianza lleva tiempo.

Pero ¿qué podemos hacer para incentivarla? Hay que ser justos. Evita favoritismos y muestra apoyo a las capacidades individuales y los tiempos de cada miembro. Con la confianza, se logrará una cooperación laboral efectiva.

4. Delegar

Ser capaz de delegar las tareas de manera equitativa, reforzará la confianza y motivará al equipo. No concentres todas las responsabilidades en el líder del equipo.

Delegar no quiere decir olvidarse de todo. Asegúrate de estar disponible para poder resolver dudas y establece revisiones programadas para el control del proyecto.

5. Actividades en equipo

De los pasos que más se pasan por alto.

Con la colaboración en equipo, es muy común que llegue un momento en el que se generen tensiones entre los miembros del equipo.

¿Qué hacer en estos casos? Llevar a cabo actividades grupales donde se puedan fortalecer las relaciones dentro del equipo. Es lo que se conoce actualmente como actividades de team building.

Estas actividades se pueden realizar tanto dentro como fuera de la empresa -se suelen hacer más bien fuera de esta- y van desde pruebas físicas, hasta mentales, en la que siempre se promueve la cooperación laboral y la comunicación efectiva.

¿Lo mejor?, estas actividades ayudan a reducir el agotamiento mental y refuerzan el sentimiento de satisfacción con la empresa y el trabajo.

Estos serían los 5 pasos que se deben empezar a trabajar si se quiere lograr un ambiente de trabajo colaborativo.

Recuerda que este proceso es gradual y requiere tiempo y adaptación. Ten en cuenta que no todos los empleados se ajustarán de la misma manera al cambio, así que no te desanimes, y establece objetivos claros y realistas, evalúa el progreso y ve analizándolo y ejerciendo cambios cuando sea necesario.

Caso personal

En persona service llevamos desde el principio abogando por la comunicación, lo cual es fundamental tanto para las relaciones con nuestros clientes y candidatos, como con el propio equipo.

Hemos implementado rutinas como reuniones semanales en las que hablamos sobre las tareas a realizar para la semana, ideas, problemas y soluciones a estos y gracias a ello se ha fomentado el ambiente colaborativo.

Esto es solo una de nuestras prácticas, pero para llegar hasta este punto, han habido diversas pruebas hasta dar con la que mejor funciona con nuestro equipo.

CandidatosEmpresasTeam buildingTrabajo colaborativo
Volver arriba